ADRU gi – noción

A.D.R.U. tal cual lo señala la sigla (Asociación de Damnificados por la Recesión y la Usura), se configura  a igual que el resto de los grupos, como un centro o circulo PRIVADO de estudios específicos y  como grupo de trabajo o interés  interno y perteneciente al   Estudio de Abogados  Yosef & Asociados, cuya finalidad, no es ni gratuita, ni ejercer la solidaridad o caridad, con las víctimas del sistema esclavista y usurero, que  padece la Republica Argentina.

ADRU, ni siquiera obedece  (hoy por hoy) a un ideario político o de naturaleza sectorial o social, para librar al resto de la población del yugo o cadenas de la ESCLAVITUD FINANCIERA , dado que dicha situación le corresponde al Estado.

Si se trata de  un grupo (centro), de DAMNIFICADOS directos e indirectos, donde se producen  TRANSFERENCIAS DE CONOCIMIENTOS,  y/o intelectuales y/o culturales, RESPECTO AL SISTEMA que llevo y lleva al ENDEUDAMIENTO CRONICO a cientos de miles de personas en Argentina y en Sudamérica.

Este “grupo de interés”, no se organiza  desde el ámbito académico (escuelas o universidades o entidades gremiales), sino desde la praxis privada y habitual, (estudio de abogado)  combinada  con la teoría y práctica académica, no solo universitaria nacional, sino también internacional o sudamericana.

DAMNIFICADOS.     Todo ello,  en un clima de sinergia constructiva, donde  AMBAS PARTES, el Estudio   (oferente y organizador principal)  junto a los DAMNIFICADOS  (adherentes  y coorganizadores),  acuden para comprender las distintas facetas del sistema que los agobio o agobia y para que desde,  la adquisición del conocimiento y en el AUNAR de acciones en la cotidianeidad, lograr neutralizar sus efectos negativos y degradatorios

 La idea básica, es que cada persona, “física o humana”,  en su “situación de víctima o damnificado sistémico”, pueda lograr   POTENCIACION, a  partir en primera instancia de conformar el GRUPO DE INTERES, lo cual evolucionara, conforme su masa crítica,  a PERSONA JURIDICA. 

Ello es así, dado que la absoluta mayoría de los damnificados, no son empresas, sino personas de carne y hueso, atravesados por una diversidad de obligaciones y compromisos que resultan imposibles de pagar y/o que dificultan no solo su desarrollo, sino  también su inserción social.

 CIUDADANOS – ESCLAVOS.  En otras palabras, “el sistema”, les reconoce el carácter de ciudadanos, pero sin embargo, terminan siendo ESCLAVOS FINANCIEROS a su vez.    Están presos, pero en una cárcel de leyes y reglamentos, están encadenados, pero sin cadenas de hierro, solamente papeles firmados y tarjetas de crédito.  

Abarca dicha situación o problemática, no solo a los empleados en relación de dependencia, (sean públicos o privados)  sino que también afecta a las Pymes e incluso a grandes firmas empresariales

En definitiva se trata de un grupo, con UN PERFIL especifico y amplio,   que a partir de la INTERACCION e INTERDISCIPLINARIEDAD,  pretende  GENERAR POTENCIAS  a un “segmento o nicho” de la PIRAMIDE de POBLACION SOCIOECONOMICA, que en estas primeras décadas del siglo XXI, es absolutamente vulnerable, a las políticas públicas de rapiñas y de hostigamiento, solo que en este caso se viabilizan por grandes bancos y compañías multinacionales del mundo financiero.

 

PLANIFICACION.     Este grupo de damnificados, al igual que el resto de los grupos, también plantea sus  OBJETIVOS, INQUIETUDES, PLANES DE CAPACITACION, COSTOS y demás inquietudes.
  Podrás seguir informándote,  en los títulos o artículos,  que se irán subiendo gradualmente a este sitio web en general, como a esta entrada ESPECIFICA, (local o sede virtual)   como también podrás infórmate adecuadamente visitando nuestro estudio, (local o sede física) en calle Luciano Torrent 1833 (altura Avda Gral Paz 4600) ciudad de Santa fe, o enviando email a ncyosef@hotmail.com   y/o  hammurabiabogados@gmail.com

1.-  Días y horas de reuniones.  Lugares.

  1. La ley de tarjetas y esquemas o caminos críticos del deudor
  2. CURSOS, CHARLAS, DEBATES, y otros
  3. Artículo El anatocismo (usura) y el estado de necesidad.
  4. Revolución informática, mangueras de succión financieras.
  5. El salario y las tarjetas de crédito. Lugares de abastecimiento familiar.
  6. La cárcel de los deudores. El camino de la liberación.
  7. El discurso de la hipocresía, veo un banco y salgo corriendo.