5 Presupuestos – Honorarios

Escribe, Dr. Norberto Carlos Yosef – Abogado – Escritor Titular estudio «Yosef & Asociados». Director y Coordinador de Proyecto CTPU – Hammurabi

Las distintas Abogacia y los distintos Abogados/as. La vela encendida en la oscuridad

En esta ventana del proyecto HAMMURABI, tratare (deber de medio, no de resultado)  como titular del estudio Yosef & asociados, como asimismo  director-coordinador del Proyecto CTPU Hammurabi,   de arrojar, la suficiente LUZ INTELECTUAL, sobre esta tematica, que es de vital importancia, no solo al “mercado jurídico”, sino también y especialmente a los colegas, y entre ellos, con preferencia a los de la ciudad de Santa fe, que es donde se pone en marcha proyecto INNOVADOR a nivel pais y Sudamerica, sino tambien de cualquier parte – via internet – , que siguen con atención,  esta combinación de proyecto laboral-jurídico.

 

Sabido es, por la mayoría de la población, que el ACCESO a los servicios de un abogado/a son generalmente prohibitivos, especialmente para las clases sociales medias y bajas, o sea la absoluta mayoría de la población de Argentina y si lo es en nuestro país, cabe considerar que también lo sea para otros países de Sudamérica.

Es por ello, que se necesita abordar la temática de los presupuestos y honorarios, no desde el enfoque de las clases sociales «altas», sino desde las clases medias y bajas (populares) a efectos de garantizar al menos la posibilidad de una cobertura jurídica, que hoy, guste o no guste, no existe.

Por ANALOGIA con el mundo de la  medicina, podemos señalar «básicamente»,  lo siguiente:
Dicho mundo (la medicina y los médicos), tienen CUATRO soportes de infraestructura y de desarrollo, en los que se apoya la población en general y los médicos en particular.

  1. La salud pública, que en Argentina es gratuita (Subvencionada por el Estado) y en la cual trabajan decenas de miles de médicos, atendiendo a sectores de clase media y baja (populares)
  2. La salud, vía obras sociales (muchas veces subvencionada por el Estado), donde también atienden decenas de miles de médicos, muchos de los cuales, también trabajan para la «salud pública»
  3. La salud, vía «prepagas médicas» o «medicina privada», las cuales ajustan su marketing, conforme los nichos de mercado, que les señalan las segmentaciones de salud pertinentes, allí, trabajan muchos médicos ya sea como empleados o con algún tipo de formato societario. Generalmente acceden a este sistema, comerciantes, cuentapropistas o un segmento de la población que no está agremiado.
  4. La salud, vía consultorios tradicionales, (ejercicio particular e independiente) en este soporte o estructura, los médicos siguen ejerciendo, como si fuera el siglo XIX o a  principios y mediados del siglo XX. 

En el mundo de la abogacía o también podríamos denominarla, sin riesgo de equivocacion alguna, como  «salud social», no existen esas estructuras de soporte y desarrollo.

Es cierto, por analogía al punto 1, que para determinados casos, el Estado, asiste a la ciudadanía con las llamadas «defensorías»,  que se podría señalar es similar al punto 1, pero su estructura y sus precarizaciones, relevan de mayores comentarios, dado que no tiene la capacidad de respuesta, que determinadas «situaciones sociales exigen para el tratamiento pertinente».

También es cierto, por analogía al punto 2, que existen muchos sindicatos, o gremios,  ligados a obras sociales, que OFRECEN consultoría gratuita, con sus abogados, que a su vez son empleados o contratados por ellos.  Pero ello, no es significativo y el abogado no puede ir más allá, de un consejo u orientación, dado que siempre es relativo a la actividad de dicho gremio o sus incumbencias.

Con respecto al punto 3, en Argentina a principios de los años noventa, se intentó de instalar, el «sistema de prepagas jurídicas» (sobre ello y sus planes, escribí varios trabajos), pero ello NO DIO RESULTADO, dado que el esquema previsto,  fue la filosofía de la figura jurídica de los «seguros» y la cobertura de las contingencias. Cuando es imposible en Argentina, realizar por esa vía, otra cuestión muy distinta es una cooperativa de trabajo y la  «abogacía prepaga», o «planes de contratación y cobertura» o «planes de asistencia jurídica», etc. con planes a medida de los clientes, lo cuales ya es otro tema y si bien YA EXISTE, en algunos EJT,   sin embargo tienen como destinatarios, a determinados sectores de «clase alta o intermedia», no son planes masivos a medida, que abarquen a las clases medias y bajas o populares.

Con respecto al punto 4, o sea el «ejercicio privado», es básicamente el que realizan los abogados y también los médicos que no trabajan ni con obras sociales, ni prepagas, ni en la salud pública. Es decir tanto los abogados como los médicos, que están en esta franja de actividad laboral, están trabajando como si fuera el siglo XIX o principios del siglo XX.

Considero que toda esta situación, o sea «la version del punto 4», tanto para médicos, como abogados, contadores, etc. puede ser absolutamente mejorada y potenciada, uniendo la FIGURA JURIDICA COOPERATIVA de TRABAJO, con los AVANCES TECNOLOGICOS. y de eso se trata, no solo este sitio web, sino todos los proyectos de C.T.P.U. (Cooperativas de Trabajo de Profesionales Universitarios)

Las “distintas abogacías”

Sin duda alguna, que desde el proyecto HAMMURABI,  promovemos un  “proyecto laboral sistémico”, donde tratamos de liderar la “innovación laboral abogadil”, lo cual no es un tema menor, más aun, cuando en la actualidad se privilegia “el mercado del litigio”, en desmedro de otros “nichos de trabajo”, tanto o más importantes, que el del litigio propiamente dicho.

 Entendemos que NO EXISTE UNA SOLA ABOGACIA, después de egresados de la universidad. 

La ABOGACIA es el tronco. Las ramas y frutos, son las distintas especialidades, que generan distintos abogados/as

Esta tiene distintas ramas o especialidades, y cada una de esas ramas o especialidades, también genera distintos perfiles de abogados/as.

Sin duda que todos ellos, tiene “ejes comunes”, los cuales rescatamos, pero también difundimos, las diferencias, junto a la conjunción profesional o trabajo “interdisciplinario”.

El “logos o símbolo del árbol” que adoptamos, es EN PARTE, el que nos identifica y nos potencia, en este camino de la innovación. 

Ello es así, dado que entendemos, que ningún ser humano abogado/a, puede abarcar todas las ramas o disciplinas del derecho, salvo  realizar aportes y sinergia, en la metodología interdisciplinaria y cooperativa, que nosotros promovemos.

He allí, la innovación del siglo XXI.  Esta “innovación” y/o proyecto laboral sistémico, que promovemos, tiene   dos pilares dinámicos, los cuales está configurado por la iniciativa del director del programa INCOPAR y titular del estudio “Yosef & asociados” por un parte y por la otra  HAMMURABI, como  “Proyecto de una C.T.P.U. – Hammurabi” , que pretende crear caminos de innovacion y potenciación

El tema de los  Honorarios. La oscuridad y la vela encendida

  Escribir o hablar sobre  costos, honorarios, aranceles, presupuestos, y/o “precios”  y etc.  no es un tema fácil,  y sin duda alguna que genera “distintos enfoques” no solo sociales, sino también intelectuales.  Y mucho más aun, cuando el grueso de la sociedad (clases medias y bajas ), les resulta prohibitivo, los servicios de excelencia abogadil.

Se puede señalar, en función de esta premisa,  que para gran parte de la sociedad  el tema de los honorarios o presupuestos de la actividad abogadil, es un “mundo oscuro y prohibido”, incluido a algunos  Jueces, (escaso por cierto)  a los cuales al parecer les “agrada ningunear” honorarios a los abogados/as, olvidandose ellos, que para los profesionales se trata de una «cuestion alimentaria», mientras que V.S. acostumbran a recibir altos sueldos y mucho mas importante que «los altos sueldos y vacaciones», sin duda es la «estabilidad laboral que poseen», algo que no poseen los abogados/as, en el ejercicio independiente de la profesión (obviamente me refiero a la, absoluta mayoria de los abogados)

En definitiva, mucho más DIFICULTADES  plantea la temática,  cuando la misma se escribe, en un ambiente abogadil  donde la oscuridad y las diferencias interpretativas, suelen reinar. Como también reinan los enfoques interpretativos diversos, donde la “doctrina” que los alumbra no suele ser pacifica y/o presenta distintos colores, con escalas diversas de intensidad.

 Una oscuridad e incertidumbres, que es muy importante aclararlo, no se origina en el ambiente de los abogados, todo lo contrario,  sino en una sociedad enferma, (como Argentina y gran parte del mundo) que está atravesando una gran crisis sistémica.

 Sin embargo,  entendemos desde nuestro enfoque abogadil,  que prendiendo una “simple vela intelectual”, como lo que pretendo  realizar en este  articulo, el “escenario de los honorarios y costos, de la profesión quedaran visualizados” y/o “visibilizados”,  mucho más aun, si con la iluminación que genera el encendido de la vela, se puede leer o  interpretar, no solo  la ley 12.851 (aranceles profesionales – ciudad de Santa fe), sino también el código deontológico y/o  “reglamento de ética profesional de esta entrada”, como así también la LOPJ (ley orgánica del Poder Judicial),  si bien estas leyes, entre otras corresponden a la provincia de Santa fe (Republica Argentina), en cualquier lugar del mundo (EEUU, China, Rusia, Francia, India, etc)  la clientela y de cualquier colega, podrán encontrar  muy similares leyes, en lo que hace a honorarios (“precios”) de la actividad abogadil.

El E.J.C. (estudio jurídico cooperativo), una vez consolidado, sin duda alguna que puede conforme «hipótesis probabilística», generar aceptables rentabilidades y muy especialmente, la estabilidad laboral, que se necesita en estos tiempos de incertidumbres y grandes hechos disruptivos.

Lo primero que se observa. El principio del Valor.

Al encender “esta vela intelectual”, en el “oscuro e intrigante escenario de la vida social”, y sin la menor de las dudas, es que la actividad de la abogacía en todas sus ramas o matices, posee u obedece como cualquier otra actividad laboral del planeta y mucho más aun, cuando es de “rango universitario”,  al llamado principio del VALOR.

Cuando comenzamos a «ver y estudiar», vemos el principio del valor y la función

Esta teoría y/o realidad del VALOR, ampliamente aceptada, por todas las escuelas  del pensamiento doctrinario del mundo y para todos los “oficios y profesiones del mundo”, es lo primero que se observa.

Si acercamos la “vela intelectual encendida”, allí en la “oscuridad del analfabetismo funcional”, que padece nuestra sociedad, también podremos observar, a los  DOS CLASICOS valores, y una FUNCION,  de vital importancia para la sociedad, cualquiera fueran los “rangos sociales” o los “rangos etarios”, del tejido social. 

Los dos valores, son  el “Valor de uso”  y el “Valor de cambio”, de la actividad abogadil en sí misma.

 Y la FUNCION es de extraordinaria importancia, dado que su “objeto de trabajo o actividad”, no tiene que ver  con materias químicas o psicológicas o maderas o hierros, sino que tiene DOS GRANDES ESCENARIOS FUNCIONALES:

 a) La SOCIEDAD  en general, en cualquiera de sus rangos etarios (ver pirámide de población en grupos GI) en sus pirámides de posicionamiento social (ver videos de este autor), en este escenario, su FUNCION, (la del abogado/a) es actuar como asesor, guía, consejero, maestro, compañero, líder, confesor, etc.

b) El PODER JUDICIAL, en este escenario su FUNCION, (la del abogado/a) es patrocinar o ser apoderado, lo cual abarca lo extrajudicial, lo judicial e incluso escenarios superiores y finales como las apelaciones.

Esto es lo primero que se ve u observa, cuando entramos al escenario de la oscuridad, con una VELA INTELECTUAL ENCENDIDA.

 

La advertencia y los obstáculos.

Un escenario alumbrado tan solo por UNA VELA INTELECTUAL ENCENDIDA, que nos permite “avisarnos o advertirnos”, de los distintos obstáculos, que existen en la “oscura y tenebrosa” sociedad enferma, donde anidan las distintas corrupciones, traiciones, codicias, delincuencias múltiples y una serie  de escombros y caos estructurales, con gran potencialidad de daños. 

No pocas veces, la dinamica de la vida, nos lleva a enfrentar innumerables obstaculos

Esa VELA ENCENDIDA, nos permitirá no solo encontrar  otras velas y encenderlas, sino también instalar una serie de “circuitos y cableados eléctricos” (abogacía cultural o preventiva  y asesoramientos permanentes  y útiles, a bajo costo), que solo pueden habilitarse a traves de la estructura de un E.J.C. (estudio juridico cooperativo)  y permitirán no solo a los potenciales clientes del proyecto HAMMURABI, sino también a nuestros colegas, llevar una vida más previsible, tranquila y con posibilidades de gran desarrollo, dado que no se andará tropezando dos o cinco veces con los mismos escombros.

Con esta VELA INTELECTUAL ENCENDIDA, te invitamos a “encender otras velas”, para que LA INFORMACION, que vas a tener, te permita (como abogado dentro del esquema de HAMMURABI)  planificar no solo la “limpieza de escombros alrededor de tu existencia”, sino también planificar  tu desarrollo personal y tu existencia social, disminuyendo o neutralizando los riesgos que implica vivir y trabajar en una sociedad enferma, que para colmos de colmos, se encuentra en plena crisis, a nivel nacional e internacional,  muy enferma y repleta de escombros obstaculizantes.

Esos riesgos SE NEUTRALIZAN, porque al trabajar en un E.J.C. (estudio jurídico cooperativo), los aportes de los distintos colegas, permiten AMORTIZAR y TOLERAR significativamente todo lo que significa, el EJERCICIO INDEPENDIENTE de la profesión de abogados/as, sabido es que los abogados cumplen una función de auxiliar de la justicia, (como también lo son otras profesiones, ejemplo un policía) pero los abogados, a diferencia de un policia, NO SON EMPLEADOS DEL ESTADO y no reciben un solo centavo, ni subsidio, ni créditos blandos, ni nada que se le parezca para SOSTENER el ejercicio independiente de la profesión, es allí entonces, que la multitud de escombros existentes, no son otra cosa, que las diversas tentaciones y corrupciones,  a las que deben enfrentarse, en el ejercicio mismo de la profesión y más allá de lo que significa la defensa de una causa.

La neutralización, amortización y costos insignificantes de gastos fijos, que genera, el trabajar en un E.J.C. (estudio jurídico cooperativo de 40/60 integrantes promedio )  permite elaborar PLANES DE ASISTENCIA JURIDICA, a los sectores de clase media y clase  baja de nuestra sociedad, conforme determinadas posiciones «socioeconómicas y culturales».

En cambio de la manera tradicional o sea un E.J.T. (estudio jurídico tradicional), esos planes de asistencia jurídica, cualquiera sea el formato, son imposibles de ser difundidos a nivel masivo o que tengan capacidad de respuesta, por parte de los colegas. Por lo tanto el TEMA  presupuestos y honorarios, no es un tema menor, dado que EL ENFOQUE ya sea en un sistema de organización y oferta como lo es un EJT es muy distinto al que se genera desde un EJC.

Las próximas VELAS A ENCENDER, no son muchas y obedecen a una serie de preguntas y respuestas, sobre el tema de los HONORARIOS, las secciones de trabajo que probablemente existan en el  «Proyecto  Hammurabi», sus SECCIONES, costos, honorarios,  “precios”, etc, y que hacen a la ACTIVIDAD ABOGADIL, tambien puedes leer en la ventana ARTICULOS, algunos temas que te pueden ilustrar al respecto

Preguntas y respuestas y «algunos esquemas bases, enunciativos» de futuros planes de asistencia jurídica, con la condictio sine qua non, de un E.J.C. (40/60 abogados promedio) que permita NEUTRALIZAR gastos fijos e incluso, la C.B.T. (canasta basica total, de un abogado/a), en lo que es el EJERCICIO INDEPENDIENTE y sin RED DE SOPORTE o CONTENCION ALGUNA.

 HAMMURABI, ELABORARA PLANES DE ASISTENCIA JURIDICA, A LA MEDIDA DE LOS CLIENTES o del segmento pertinentes
 Dichos planes de asistencia, no se realizan en forma individual, sino que son sometidos a análisis de factibilidad o viabilidad y probabilidad. Siendo el Consejo de Administración de la empresa cooperativa, la cual los aprueba.
Casi todos los planes de asistencia de Hammurabi, una vez consolidado el proyecto,   SE ELABORAN, teniendo en cuenta:
a) la posición económica y social del interesadob) La trascendencia que para el mismo revista la cuestión debatida  (Ley 12.851 articulo 5 – Santa fe)

En  cuanto al sistema de «abogacía prepaga» que se inició a principios de los años 90,  recomiendo la lectura y análisis pertinentes, (incluido mis trabajos al respecto)  dado que «la resolución», que habilitaba a dichas empresas, presentaba graves fallas, no solo en su concepción, sino también en su aplicación. Para lo que es el MUNDO ABOGADIL, solo un EJC (estudio jurídico cooperativo) puede llegar a instrumentar dicha metodología y no obstante con ciertas restricciones.

  SECCIONES PRESUPUESTARIAS y PLANES
1 SECCION……… A)   Linea Clásica o Estándar-Planes mensuales 
2 SECCION……… B)   Linea o Programa IN.CO.PAR
3 SECCION ……… C)  Linea o Programa F.A.P.
4 SECCION ………  D)  Linea o Programas G.I.
5
6

 

Ante cualquier duda o para solicitar  MAYOR INFORMACION, contáctate www.estudioyosef@gmail.com