Equivalencias de honorarios y diferencias

Equivalencias de honorarios y diferencias cualitativas.

 ¿Todos los abogados cobran iguales?, ¿Por qué hay diferencias?

No cobran “igual” todos los abogados. Existen “precios” mínimos (piso) y máximos” (techos) sugeridos. Ademas todos los casos no son iguales, cada uno tiene SU COMPLEJIDAD.

En ese espacio o franja virtual, de análisis  y complejidades,  se realizan las estimaciones o presupuestos, ya sea de consultas, escritos o procesos, y normalmente se rigen por los siguientes parámetros:

a)     Por la  apreciación en montos o dinero, de la consulta, del conflicto o procesos y extensión o calidad exigida para dicho servicio. Así tenemos que una consulta verbal, varia y  puede costar $300 o $1.500 o más, dependiendo de la importancia del asunto o del prestigio o experiencia del abogado/a interviniente.

b)     Cuando la causa no pueda apreciarse en dinero, se tendrá en cuenta, La POSICIÓN SOCIAL, ECONÓMICA Y CULTURAL DEL INTERESADO y la trascendencia que pueda revestir, la cuestión, el problema, principios y valores, bienes o intereses en debate y/o comprometidos.

Así tenemos que no es lo mismo, la consulta verbal de una empleada domestica, a la consulta verbal efectuada, por quien es titular de una fabrica o campo con  20 o 50 empleados.

Tampoco es lo mismo la consulta de un empleado publico jerarquizado, a la de una persona que es un simple jubilado. No solo se trata de dinero, sino también de funciones y responsabilidades, que genera la ubicación en las distintas categorías sociales.


POLITICAS LABORALES

Cada estudio jurídico, tiene su política de honorarios (precios), la cual se construye normalmente, en base a los siguientes 3 criterios.

La posición social, hace al lugar que ocupa cada persona, en la estratificación o ambientes sociales, que nuestra sociedad moldea. Las variaciones en las apreciaciones son importantes (en nuestro caso, nuestro planes clasicos o estandar, se aprecia la clasificación por rama de actividades laborales o por rangos etarios en el caso de los G.I.)

La posición económica, no es un tema menor, dado que siempre son cambiantes según el conflicto y lo que pueda estar en juego. Al igual que en el caso anterior, para ello se tiene en cuenta la clasificación de las opciones laborales y sus potenciales ingresos.

La posición cultural, tampoco es menor.  El trabajo a realizar para explicar un asunto a un ingeniero, no es igual al que hay que realizar para explicarle lo mismo a un semianalfabeto. Tampoco son menores, el tema de las  responsabilidades y funciones.

(Fuente: artículo 4 y 5 ley 12851- Santa fe)

 

¿Cómo es el trabajo de un abogado?

Las incumbencias laborales o materias de trabajo de un abogado, son múltiples, trabajan en la docencia, en el mundo empresario, también como empleados del Estado o en el ámbito privado, etc.

A los efectos de un resumen, cabe señalar que el trabajo del abogado, mas conocido por la gente, es el trabajo de consultoria y de tribunales , es decir que lo podemos dividir básicamente en TRES (3)  grandes campos:

a) El extrajudicial y

b) el Judicial propiamente dicho.

El primero de ellos, es abarcativo de una gran cantidad de actividades (docencia, conferencias, capacitaciones, asesoramientos, etc)  pero por lo general, se limita generalmente a dos situaciones 1. Consultas verbales o escritas  2.- Gestiones o redacciones de documentos

El segundo de ellos, o sea la ACTIVIDAD JUDICIAL,  lo podemos  resumir en las etapas de las cuales se compone un juicio (demanda, periodo probatorio, etc)

A esta clasificación, ello se le puede agregar un tercer campo muy importante, que es el de:

Abogacía Preventiva o Cultural.

 La  misma y en pocas palabras,  consiste en capacitar a clientes, o simples ciudadanos,  conforme determinadas problemáticas o temas de interés, para que estos puedan conocer y manejar las herramientas conceptuales que hacen a dicho ámbito o situaciones que puedan generar conflictividad y/o generar interés de tipo cultural

Tanto para el punto a) como el b), existe una “ley de aranceles”, dicho en forma común, “una lista de precios”, de los honorarios que cobra un abogado.

Esa lista en algunos casos,  sugiere mínimos y máximos, pudiendo el abogado según su calidad, experiencia,  y/o prestigio profesional, ir más allá de los máximos contemplados, y especialmente en lo que respecta a la parte extrajudicial, dado que los honorarios de la  parte o campo  judicial, no los fija el abogado, sino el Juez de la causa. Todo ello basado en la ley de aranceles.

Dicha ley provincial de aranceles,  es la Nº 12.851